permis treball andorra

¿Cómo se obtienen las residencias pasivas en Andorra?

Aunque históricamente Andorra se ha consolidado como un país de referencia en materia de acogida de nuevos residentes, los cuales llegan atraídos por el entorno laboral, el Principado también ofrece otra posibilidad para aquellas personas que deciden instalarse en Andorra sin desarrollar ninguna actividad lucrativa. Estamos hablando, obviamente, de las residencias pasivas, una alternativa de garantías para aquellas personas que quieren comprar un piso en Andorra para residir, pero al mismo tiempo no quieren desarrollar ninguna actividad laboral.

Pero realmente, ¿cómo funcionan este tipo de residencias? ¿Qué requisitos deben cumplir? ¿A qué público van dirigidas? Las dudas son muchos y, por ello, hoy queremos explicarle todo lo que hay que saber en caso de estar valorando la posibilidad de tramitar una residencia pasiva en Andorra.

¿Cómo se autoriza una residencia pasiva en el Principado?

Tal como hemos avanzado, a diferencia del permiso de residencia y trabajo, documento que obtienen la gran mayoría de los nuevos residentes en Andorra, la residencia pasiva -también llamada residencia sin trabajo o sin actividad lucrativa- permite, tal como dice su nombre, residir en Andorra sin realizar ningún tipo de actividad laboral.

Así, ya sea porque se desarrolla la actividad lucrativa fuera del territorio o bien porque se dispone del patrimonio suficiente para sostener esta residencia, todas aquellas personas interesadas en una residencia pasiva en Andorra pueden optar entre diferentes modalidades, la elección de las cuales irá en función de la necesidad de cada residente.

Independientemente de la modalidad, la residencia pasiva se define como el permiso destinado a aquellas personas físicas no andorranas que establecen su residencia principal y efectiva en el Principado durante, al menos, 90 días por año natural sin ejercer actividad laboral o profesional.

Requisitos para solicitar la residencia pasiva en Andorra

Para poder tramitar un permiso de residencia pasiva en Andorra el interesado debe invertir, en un plazo de 6 meses, una cantidad de al menos 400.000 euros en alguna o varias tipologías de activos. Estos pueden ser bienes inmuebles ubicados en territorio andorrano, participaciones en el capital social o en los fondos propios de sociedades residentes en el Principado, instrumentos de deuda o finanzas emitidos por entidades o cualquier Administración pública residentes en el país o bien depósitos no remunerados en el Instituto Nacional Andorrano de Finanzas (INAF).

Además, la persona en cuestión, con el fin de finalizar la solicitud de su residencia pasiva en Andorra, tiene que hacer efectivo y depositar en el INAF el importe de 50.000 euros no remunerados. En caso de tener personas a su cargo, también deberá depositar, en caso que también adquieran condición de residente sin actividad lucrativa, 10.000 euros adicionales por familiar. Estos importes serán deducidos sobre la cantidad referida en el apartado anterior.

Autorización

Una vez aceptada la solicitud, la autorización inicial de residencia pasiva o sin trabajo se otorga por un plazo de dos años. Posteriormente, la primera renovación se concede por un periodo de dos años, mientras que la segunda ya se entrega por un plazo de tres años y las sucesivas por diez.

Otros tipos de residencia en Andorra

A pesar de tener una demanda mucho más minoritaria, Andorra también ofrece otros tipos de permisos de residencia, que complementan el permiso estándar de residencia y trabajo y en las residencias pasivas. Así, en función de la persona interesada a residir en Andorra, también se ofrecen permisos de residencia para profesionales con proyección internacional, por razones de interés científico, cultural y deportivo y por ingresos en centros geriátricos y centros de cuidados médicos o terapéuticos privados.


Aquí algunas de nuestras propiedades más destacadas de Andorra

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *