Av. Tarragona 99 baixos - AD500 Andorra la Vella

Buscar inmuebes


Comprar casa en Canillo

Inicio
/
Comprar casa en Canillo
Comprar casa en Canillo

Con una altitud media de 1.500 metros y una superficie total de 121 km², Canillo no solo es la parroquia a mayor altitud y más extensa de Andorra, sino también una de las localidad que mayor interés está suscitando entre compradores de todo el mundo, especialmente inversores. Las bajas temperaturas son la tónica dominante durante los meses más fríos del año. Un clima que favorece el interés de los turistas amantes de los deportes de nieve como el esquí alpino y de travesía. De hecho, comprar una casa en Canillo o en cualquiera de las pequeñas localidades que conforman esta parroquia es una excelente decisión de cara al futuro, ya que se situará muy cerca de los dominios esquiables de Grandvalira: una de las mejores estaciones de esquí de Europa.

La amplia oferta cultural de Canillo

La parroquia de Canillo no solo es sinónimo de deportes de aventura y nieve. Canillo es mucho más. En lo que se refiere a la oferta cultural, la parroquia cuenta un amplio abanico de atractivos culturales que forman parte del patrimonio histórico de Andorra, entre los que destacan las iglesias y santuarios de estilo románico, además de tradiciones populares centenarias. En este sentido, si compra una casa o piso en Canillo y establece una residencia pasiva o activa en esta localidad, se recomienda visitar el emblemático Santuario de Meritxell, uno de los grandes símbolos del país. Así, tampoco hay que olvidar la iglesia románica de Sant Joan de Caselles, de origen medieval, un santuario que cuenta en su interior con representaciones pictóricas de un alto valor histórico y cultural.

Por otra parte, uno de los caracteres que mejor define la parroquia es su arraigada tradición. Un ejemplo de ello es el Belén de Canillo, que desde hace años se ha convertido en un símbolo de la Navidad del Principado.

La parroquia de Canillo, un espectáculo de la naturaleza

En el entorno de Canillo respirarás, por encima de todo, paz y tranquilidad. Así, recorriendo sus senderos, es habitual encontrarse lagos y cascadas con un gran cabal de agua, consecuencia del deshielo de la nieve. Un auténtico espectáculo de la naturaleza que nadie quiere perderse, por lo que es habitual encontrar grupos de excursionistas durante el verano, recorriendo la particular geografía andorrana. Sin duda, comprar una casa en Canillo supone disfrutar de actividades al aire libre durante todo el año, sin renunciar a los servicios básicos y de entretenimiento que solo puede ofrecerle el país pirenaico.